fbpx

El panorama actual de la economía mexicana no es muy alentador, ya que todo indica que el famoso ciclo de recesión y la desaceleración económica a nivel mundial es inevitable.

Lo que expertos y no expertos se cuestionan es ¿Cuándo sucederá esto? y, sobre todo, ¿Cómo afectará a la vida de los mexicanos?

En el caso particular de la economía mexicana, la actividad industrial cayó en los tres últimos meses del año y subió apenas un 0.6% en enero. Además, el consumo privado creció tan solo 0.6% del índice anual, en diciembre.

economía mexicana

Por su parte, la inversión fija bruta ha acumulado por cinco meses tasas anuales negativas y las exportaciones han perdido dinamismo; lo que, sumado al regreso de la inflación, denota un signo de enfriamiento de la economía.

Aunque la mayoría de estos indicadores no son exclusivos de nuestro país, ya que también existen en un contexto mundial, tampoco se puede ocultar que hay factores internos que inciden en la economía mexicana.

La economía mexicana hoy

El primer factor importante en la economía mexicana es el cambio de gobierno, ya que gracias a las políticas que el presidente Andrés Manuel López Obrador ha traído, ha habido un impactó menor en el gasto público.

Es importante señalar que el gobierno actual tiene dos retos principales en la economía mexicana. El primero de ellos es la reorientación del gasto público hacia programas que mejoren el bienestar de la población de menores recursos.

Economía mexicana

El segundo de ellos es la incertidumbre que generan las políticas públicas, encaminadas a cambiar el modelo económico que ha regido a México y al mundo desde los años ochenta.

Lo anterior no es algo exclusivo de México, ya que las victorias presidenciales de países como Estados Unidos o Brasil, prueban el descontento de las personas hacia los modelos que regían esos países durante los últimos años.

¿Esperamos un crecimiento de la economía en México?

Para este 2019 el desarrollo de la economía mexicana se podrá sostener con mayor gasto, lo que quiere decir que la inversión física en el sureste y el estímulo fiscal en el norte deben generar para 2020 una implosión económica.

Lo anterior busca generar la creación de riqueza, ya que esto recaudará más conceptos de ISR, IVA e IEPS, generando un mayor ingreso tributario; por lo que se proyecta un alcance en 2020 de un PIB de 2.5%.

La anterior estrategia de recaudación fiscal ayudará a amortiguar el impacto de la desaceleración mundial en la economía mexicana.

Un reto importante para este 2019 es que el gobierno optimice el ambiente de negocios en nuestro país; para incentivar la inversión del sector privado nacional y, especialmente, el extranjero.

En la medida en que aumente la confianza de los empresarios, así como la de los consumidores, las esperanzas de crecimiento serán favorables y, como efecto dominó, hará que se creen más empleos; lo que a su vez incentivará al gasto y el consumo.

Economía mexicana

Es por todo lo anterior que, en primer lugar, las estrategias gubernamentales serán la clave para una perspectiva económica positiva; aunado a un ataque frontal a la inseguridad y a la corrupción. Pues esto ayudaría a mejorar, hasta en un 60%, el entorno económico de México.

Asimismo, un mejor panorama de seguridad y de percepción en el extranjero impulsaría hasta en un 40% el clima de los negocios, cuyo impacto en el PIB sería de 16%; y ello coadyuvaría a reducir la brecha de pobreza en México.

Según la encuesta del banco central, las expectativas de la tasa de desocupación nacional para el cierre de 2019 aumentaron de 3.62%, en febrero, a 3.65% en marzo; y para 2020 aumentaron de 3.76 a 3.83%.

Sobre el pronóstico de crecimiento del PIB de Estados Unidos, los analistas consultados por el Banxico bajaron a 2.34% sus expectativas para 2019, del 2.41% previamente calculado. Pero, para el próximo año se piensa que esta cifra subirá de 1.81%, en febrero, a 1.83% en marzo.

Conclusiones

En el primer año de cada sexenio hay un menor ritmo de crecimiento, como consecuencia de la adaptación del nuevo equipo de gobierno y de la cautela empresarial, ante los cambios de las políticas económicas.

Es normal que esta vez la curva de aprendizaje de las nuevas autoridades, así como la preocupación empresarial, pueda extenderse por más tiempo. Sin embargo, esto podría ocasionar un crecimiento negativo este primer año.

No obstante, la inversión productiva es el motor del crecimiento económico de México y un generador de empleos formales y oportunidades.

Además, construir un país seguro, y respetuoso de las reglas del juego, es indispensable para fortalecer la confianza y la certeza jurídica de los inversores.

México debe prepararse para la desaceleración económica mundial de 2020, ya que, si nuestro país reacciona a tiempo, el impacto podrá ser mucho menor.

También te puede interesar:

read more by

Maëva Fézas

Conoce más sobre Invierte con Expertos

Registra tu correo para recibir la información que todo inversionista debe tener.

Síguenos en nuestras redes sociales